28 de agosto de 2013

Un museo interesante: MUSEO DE PALENCIA, Palencia

Detalle del mosaico romano de Océano y las Nereidas




MUSEO DE PALENCIA
Plaza del Cordón 1







El Museo de Palencia ocupa las dependencias de la antigua Casa del Cordón, una casona levantada a principios del siglo XVI por don Francisco Núñez de Paz y su esposa doña Isabel Rodríguez, que presenta en su fachada un alfiz en forma de cordón franciscano y que es el único edificio de arquitectura civil renacentista conservado en la capital palentina. A su primitiva planta se añadió en 2010 una nueva construcción vanguardista, obra de Luis Arranz Algueró, organizada en torno a una gran rotonda central que está cubierta por una enorme claraboya que permite la contemplación de la mayor parte de sus fondos con luz natural.

Casa del Cordón, sede del Museo de Palencia
Las principales colecciones fueron formadas en la segunda mitad del siglo XIX y tienen un carácter eminentemente arqueológico, una procedente de la Comisión Provincial de Monumentos y otra del Ayuntamiento, fruto de diversas donaciones. Ambas se agruparon para formar el Museo Arqueológico de Palencia, fundado el 9 de julio de 1921 e instalado en el edificio de la Diputación Provincial, donde permaneció hasta 1979 dependiendo de la Dirección General de Bellas Artes. Adquirida por la Diputación la Casa del Cordón en 1981, fue cedida al Ministerio de Cultura y convertida en Museo de Palencia en 1997.

El Museo presenta una importante colección arqueológica de las distintas culturas que poblaron el territorio palentino, en un sugestivo recorrido desde la Prehistoria hasta la Edad Media, con un completísimo muestrario del arte y los modos de vida de las diferentes culturas relacionadas con los múltiples yacimientos conservados en la provincia, pródiga en asentamientos celtibéricos, villas romanas y construcciones visigodas.

Ídolos-espátula de hueso procedentes de La Velilla (Osorno)
Con las piezas expuestas en documentadas y modernas vitrinas, el museo se articula en cuatro apartados: Prehistoria, Cultura Celtibérica, Romanización y Época Medieval, al que se suman espacios para audiovisuales y exposiciones temporales. Las piezas se acompañan de paneles explicativos de carácter didáctico que ayudan a comprender el origen y funcionalidad de la importante colección expuesta, entre la que figuran piezas realmente únicas.


PREHISTORIA

Las piezas expuestas responden a un criterio cronológico-cultural que incluye apartados dedicados al Paleolítico, Neolítico, Calcolítico, Edad del Bronce y Primera Edad del Hierro, ofreciendo desde los útiles más primitivos del Homo Erectus a muestras de las culturas de los pueblos prerromanos. Agrupadas en vitrinas con orden cronológico se muestra una completa colección de piezas de caza, utensilios de hueso y piedra, armas y objetos de bronce y cerámicas procedentes de yacimientos como "Los Llanos", en San Quirce de Río Pisuerga"; "La Velilla", en Osorno; "La Huelga", en Dueñas; "Los Barahones", en Valdegama, Palencia, Paredes de Nava, Castromocho, Tariego, "Monte Bernorio", Palenzuela, etc.
Cerámica campaniforme, 2500-1700 a. C.
Entre los objetos más curiosos se hallan los llamados ídolos-espátula procedentes del túmulo megalítico de la Velilla, tallados en huesos de ovejas y cabras, de aspecto antropomorfo, en forma de busto femenino por un extremo y superficie para alisar por el opuesto.


CULTURA CELTIBÉRICA

En este apartado figura una ilustrativa selección de obras pertenecientes a los tres pueblos que ocuparon el territorio palentino antes de la romanización: los Vacceos, los más extendidos, los Cántabros, en la zona montañosa del norte, y los Arévacos, cuyo centro neurálgico se localizaba en Palenzuela.
Procedentes de poblados y necrópolis se muestran numerosos objetos de uso doméstico, armas, joyas y variados utensilios de la vida cotidiana que son uno de los mayores atractivos del Museo.

Broche celtibérico de oro con forma de cabezas de caballo
En distintas vitrinas se ofrece un panorama muy completo de las culturas que tiempo después serían romanizadas, destacando entre las piezas los vasos campaniformes decorados con incisiones (2500-1700 a. C.); crisoles y objetos de fundición en bronce; variadas cerámicas vacceas de uso doméstico; el precioso broche de oro hallado en Saldaña, con forma de cabezas de caballo, junto un diversas armas de bronce; fíbulas de bronce con forma de pequeños caballos; el llamado Tesoro de las Filipenses, descubierto durante la construcción de un colegio en Palencia, formado por torques y brazaletes de plata y una colección de denarios de plata; la colección procedente de la necrópolis de Palenzuela, con ajuares de cerámica entre las que se hallan las características cajas de barro con formas zoomorfas, espadas, puñales, puntas de lanza y miniaturas de objetos de uso diario (trébedes, cacitos, tablas de lavar, etc.).



CIVILIZACIÓN ROMANA

Fíbula con forma de caballo. Edad del Hierro
Las piezas ocupan buena parte de la planta baja y ofrecen una visión general de la vida romana en la provincia de Palencia, que conserva, entre otros, los importantes yacimientos de las villas romanas de La Olmeda y Quintanilla de la Cueza, únicos en su género.

El ámbito familiar está representado por vasos de vidrio de gran tamaño, lucernas para iluminar la casa y una serie de objetos de bronce, como útiles de cirugía, adornos personales y de los caballos (fíbulas y pinjantes), armas y  pequeñas figuras fundidas en el siglo II a. C., entre ellas las de Mercurio, Erote alado, Isis Fortuna y gladiadores, todas de gran calidad técnica. Igualmente son destacables las abundantes vajillas de uso doméstico, con diversos tipos de cerámica entre las que se encuentran delicadas obras de terra sigillata procedentes del taller de M. P. Tigranus de Arezzo, de extraordinaria calidad, con el cubilete firmado por este artesano, así como el fragmento representando en relieve una escena de vendimia de gran plasticidad. Ambos fueron hallados en Herrera de Pisuerga, que fue asentamiento de la Legión IIII Macedónica, cuerpo de ejército fundamental en la conquista y posterior control de la zona cántabra.

Detalle del mosaico romano de Océano y las Nereidas, s. IV
En el centro de la rotonda se halla el fantástico Mosaico de Océano y las Nereidas, encontrado en 1962 en las termas de la Villa Possidica de Dueñas, donde formaba parte del frigidarium. Representa una gran máscara del dios Océano rodeado de un cortejo de Nereidas cabalgando sobre animales marinos y rodeadas de peces. Su extraordinaria calidad pictórica lo convierten en uno de los mejores mosaicos figurados españoles, vinculado estilísticamente a otros del África romana. Está datado en el primer tercio del siglo IV d. C.

La escultura está representada en los magníficos bustos romanos de hallados en Becerril de Campos, uno masculino y otro femenino, aparecieron durante la ejecución de trabajos de nivelación en una finca del Polígono de la Nava. Realizados en mármol, son obras de una extraordinaria calidad, muy escasas en la Meseta, y  fechables por los estilos de peinado, característico de época de los Antoninos, en el tercer tercio del siglo II d. C. Son obra seguramente del mismo escultor y podrían representar a los dueños de la villa en que se situaba el lugar del hallazgo.

Completa la visión del mundo romano una colección de estelas funerarias con inscripciones, urnas, ofrendas, joyas, camafeos y piezas artesanas en bronce, a lo que se suman restos de técnicas arquitectónicas, como capiteles de mármol, ladrillos de diferentes formatos, tégulas y acróteras, estucos decorativos y fragmentos de pintura mural.

Bustos romanos de Becerril de Campos, s. II

ÉPOCA MEDIEVAL

Las colecciones de arte medieval ocupan la primera planta y están organizadas en tres áreas diferentes. La primera está dedicada a la Cultura Visigoda, con piezas arquitectónicas procedentes de la basílica de San Juan de Baños y una variada colección de objetos suntuarios, originarios de Herrera de Pisuerga, Villajimena y Aguilar de Campoo, entre los que se encuentran broches de cinturón, anillos, fíbulas, pendientes, collares y lotes de monedas desde la época de Recaredo a don Rodrigo. Entre los broches de cinturón figuran varios liriformes con exquisitos trabajos repujados.

La Edad Media está representada con importantes piezas de los siglos X al XIV, como el capitel mozárabe de Sahagún, la lápida con inscripciones de Husillos, los canecillos y capiteles románicos de Ribas de Campos, Frómista y Támara, dos impresionantes sarcófagos góticos de la Abadía de Benevívere (1260) y Santa María de la Vega, restos cerámicos y una colección numismática.

Broches liriformes visigóticos
En una pequeña sala se presenta un retablo con pinturas y esculturas de finales del siglo XIV, procedente del antiguo Hospital de San Millán de los Palmeros de Amusco, un crucifijo románico de El Castellar (Villajimena) y un bello cantoral iluminado de 1488 recogido en el Monasterio de Clarisas de Calabazanos.   

HORARIO DE VISITAS
De martes a sábado:
De octubre a junio de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas.
De julio a septiembre: de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas.
Domingos y festivos: de 10 a 14 horas.
Lunes cerrado.

TARIFA
General: 1,2 €
Entrada gratuita: Tarjeta Amigos del Patrimonio, Mayores de 65 años y niños / Sábados, domingos y festivos para el público en general.

Capitel románico de Frómista

CONTACTO

Correo: museo.palencia@jcyl.es

Teléfono: 979 752 328











Sepulcro gótico de la abadía de Benevívere, s. XIII

















Aspecto de la rotonda central del Museo de Palencia
















Claraboya de la rotonda central














* * * * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada